Me gustas cuando callas porque estás como ausente.
Distante y dolorosa como si hubieras muerto.
Una palabra entonces, una sonrisa bastan.
Y estoy alegre, alegre de que no sea cierto.

-

Pablo Neruda - Poema 15

(Veinte poemas de amor y una canción desesperada)

(vía cosas-que-nunca-hablo)

Qué importa si somos algo o no. Qué importa si fuimos, si somos o si seremos. Qué importa cuándo, qué importa dónde. Qué importa porqué. Qué importa cuánto duró, o cuánto durará. El punto es que de alguna forma u otra, estamos.

besandoalaluna:

Romanticismos, besandoalaluna

(vía cosas-que-nunca-hablo)

Hacer una salsa con buenos ingredientes es como hacer el amor con un experto.

- Fragmento de Afrodita: Cuentos, recetas y otros afrodisíacos por Isabel Allende. (via poesia-en-la-lengua)

poesiaespanol:

Discúlpame, sé que no soy bueno para esto. Pero debo intentarlo:

Me siento a tu lado, me besas lento, con la sutileza que me enloquece, luego me miras a los ojos, profundo, llegues al fondo, provocas que sin mediar alguna otra expresión le grite a tu humanidad que te quiero.

Y es que es más…

No hay más, sólo mujer.

poesiaespanol:

No hay más. Sólo mujer para alegrarnos,
sólo ojos de mujer para reconfortarnos,
sólo cuerpos desnudos,
territorios en que no se cansa el hombre.
Si no es posible dedicarse a Dios
en la época de crecimiento,
¿qué darle al corazón afligido
sino el círculo de muerte necesaria
que es la mujer?

Estamos en el sexo, belleza pura,
corazón solo y limpio.

Jaime Sabines

Hoy quiero darte las gracias por todas las sonrisas, por las alegrías, las bromas, los gestos de ternura y la pasión… Gracias por hacer mis días felices.

- Gotas de miel, Camila Buzzo. (via versoslejanos)

(vía extasisfilosofico)

¡Qué risueño contacto!

poesiaespanol:

¡Qué risueño contacto el de tus ojos,
ligeros como palomas asustadas a la orilla
del agua!
!Qué rápido contacto el de tus ojos
con mi mirada!

¿Quién eres tú? !Qué importa!
A pesar de ti misma,
hay en tus ojos una breve palabra
enigmática.
No quiero saberla. Me gustas
mirándome de lado, escondida, asustada.
Así puedo pensar que huyes de algo,
de mí o de ti, de nada,
de esas tentaciones que dicen que persiguen a la mujer casada.

Jaime Sabines

Y ahora que no quedan los conflictos , que lluevan los abrazos.

- Flores y balas -E (via extasisfilosofico)
12345»